lunes, 9 de abril de 2012

DE EL ALAMO A BALER

El asedio de El Álamo  fue un conflicto militar crucial en la Revolución de Texas que consistió en un asedio de 13 días de duración, desde su inicio el 23 de febrero hasta el asalto final del 6 de marzo de 1836, y enfrentó al ejército de México, encabezado por el presidente Antonio López de Santa Anna, contra una milicia de secesionistas texanos, en su mayoría colonos estadounidenses (naturalizados mexicanos), en San Antonio de Béjar, en la entonces provincia mexicana de Coahuila y Texas (hoy estado de Texas, Estados Unidos). Todos los beligerantes en favor de la República de Texas murieron, a excepción de dos personas, lo cual inspiró a muchos colonos texanos —y aventureros estadounidenses— a unirse al ejército de Texas; animados por el deseo de venganza, a partir de la crueldad mostrada por Santa Anna durante el asedio, los texanos derrotaron el ejército mexicano en la Batalla de San Jacinto, el 21 de abril de 1836, poniendo fin al movimiento revolucionario.

File:1854 Alamo.jpg
Dibujo de El Alamo de 1854

Varios meses antes, los texanos habían llevado a todas las tropas mexicanas fuera de la Texas mexicana; aproximadamente 100 texanos se guarnecían entonces en El Álamo. La fuerza texana creció ligeramente con la llegada de refuerzos dirigidos eventualmente por los co-comandantes James Bowie y William Barret Travis. El 23 de febrero aproximadamente 1 500 soldados mexicanos marcharon en San Antonio de Béjar, sitio donde se asienta actualmente San Antonio, como el primer paso en una campaña para retomar Texas. Durante los siguientes 12 días, los dos ejércitos participaron en varias escaramuzas con bajas mínimas. Consciente de que su guarnición no podía resistir el ataque de una fuerza tan grande, Travis escribió varias cartas pidiendo más hombres y suministros, pero solamente llegaron menos de 100 refuerzos.
John Wayne en 1960 pone los acontecimientos en imágenes, en un film espectacular, con escenas de acción donde se nota la mano de John Ford, amigo de Wayne. 

La caída de El Álamo, pintado por Theodore Gentilz en 1844, representa el complejo de El Álamo desde el sur. El «Cuartel de Baja», la capilla, y la empalizada de madera que los conectaban se muestran al frente.

La historia guarda paralelismos con el sitio de Baler, donde entre el 30 de junio de 1898 y el 2 de junio de 1899, un destacamento español fue asediado  por parte de los insurrectos filipinos en la iglesia del pueblo de Baler, en la isla filipina de Luzón, durante 337 días. Desde diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, se ponía fin formalmente a la guerra entre ambos países (que habían firmado un alto el fuego en agosto) y España cedía la soberanía sobre Filipinas a Estados Unidos. Debido a esto, los sitiados en Baler son conocidos como Los últimos de Filipinas.

File:El médico Vigil de Quiñones, el segundo teniente Martín Cerezo y el asistente del teniente (septiembre de 1899, IRIS).jpg   
A la izquierda, el médico Rogelio Vigil de Quiñones. En el centro, de pie, el cabo Jesús García Quijano. A la derecha, el segundo teniente Saturnino Martín Cerezo. Fotografía tomada el 2 de febrero de 1899 en Barcelona, tras el regreso del destacamento a España,

La pelicula Los últimos de Filipinas es una película española dirigida por Antonio Román y estrenada en 1945.  Donde se narra el heroísmo de la guarnición española de la aldea costera de Baler, en Luzón. En el verano de 1898 el capitán Enrique de las Morenas y Fossi y una cincuentena de soldados quedan sitiados en la iglesia de Baler por los insurrectos. El sitio dura casi un año, hasta meses después del Tratado de París, cuando las Filipinas dejaron de ser territorio español.

File:UltimosFilipinas.jpg   
Los supervivientes del destacamento de Baler fotografiados el 2 de septiembre de 1899 
en el patio del cuartel Jaime I de Barcelona. .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada